Los motivos por los que escoger Marruecos como tu próximo destino son muchos. Desde pasear por las intrincadas calles de las medinas más antiguas del país hasta dormir en el desierto. Marruecos es un país para hacer una escapada perfecta, por su cercanía geográfica, por lo económico del viaje y llena de color, olores y sensaciones que no te dejarán indiferente. Aquí te presento una lista de 10 cosas que no te puedes perder al visitar el país. Si no lo tienes claro, seguro que te acabo de convencer.

Piérdete en una medina de Marruecos

Las medinas de Marruecos son las antiguas ciudades y están habitualmente rodeadas de murallas y torres. Como tales, sus callejuelas, más que calles, son intrincadas y estrechas. A menudo se entremezclan las viviendas tradicionales de la gente local con mezquitas, zocos, jardines y madrasas, siendo un ambiente único en el mundo.
Caminar sin rumbo fijo por la medina hará que descubras rincones que, de otra manera, no habrías encontrado. Tomarás el pulso de la calle, sentirás el ambiente de la medina y te obligarás a charlar con la gente, al menos para encontrar la salida.

Medina Marruecos

Antigua medina de Marruecos

Regatea en los zocos

Regatear forma parte de la idiosincrasia del marroquí. Si vas a Marruecos vas a tener que negociar el precio final de prácticamente cualquier compra en el zoco, taxistas, etc.
Hazlo con buena actitud y alegría, y si vas en grupo dejad ese rol a la persona que tenga mayor habilidad para la negociación.
Por otro lado, se te acercarán diversas personas para hacerte de guía, ayudarte a encontrar tu hotel o a llevarte las maletas. Seguro que te pedirá después una propina, así que es mejor aclarar de antemano el precio del servicio para evitar malentendidos.

Zoco Marrakech

Zoco de Marrakech

Prueba la cocina marroquí

La gastronomía marroquí es amplia, especiada y deliciosa. Es apta para vegetarianos ya que existen muchos platos vegetarianos. Podrás degustarla a lo largo y ancho del país, desde puestos callejeros a restaurantes con estrellas Michelín. Cada zona del país tiene incluso sus propias especialidades. A parte de que los encontrarás en todos los sitios, no puedes perderte los siguientes platos:
– Tajine: es un guiso de cocción muy lenta que le debe su nombre al recipiente de barro con tapa de forma cónica en el que se cocina.
– Cous-cous: uno de los platos más antiguos de la humanidad, en sus variantes de pollo, cordero, pescado o verduras.
– Pastela: es como una empanada hecha de capas de hojaldre rellenas de láminas de carne, pasta de almendra, canela…
– Harira: o sopa marroquí, cocida con algunos garbanzos, lentejas, arroz, fideos. Sabrosa y a la vez barata.

Tajine Marruecos

Tajine casero

Aséate en un hammam

La palabra hammam significa baño y hace referencia a esos baños árabes, situados normalmente cerca de las mezquitas, a los que va la gente para asearse. Nos son fáciles de encontrar si no prestas atención aunque están por todas partes, así que lo mejor es que preguntes en tu hotel para que te recomienden uno.
Ir al hammam no es sólo una cuestión de higiene. Es, además de la limpieza corporal y espiritual, un lugar de socialización importante.
Lo normal es llevar bañador, chanclas, toalla y un bote de champú. Además debes llevar un guante-esponja y jabón negro (beldi), que puedes comprar casi en cualquier puesto callejero ya que se usa a diario, para que el empleado, o empleada, del hammam te bañen como si fueras un bebé. Te limpiarán, frotarán y te dejarán la piel tan suave y tersa como nunca te la habían dejado.

Hammam Marruecos

Entrada a un hammam

Visita una mezquita

Si algo verás en Marruecos son mezquitas y oirás desde donde te encuentres la llamada a la oración de los fieles, 5 veces al día. Por analogía con el mundo cristiano son como nuestras iglesias y campanas.
Normalmente el acceso está prohibido a los no musulmanes, ya que son lugares de culto y un símbolo de fe. Suelen estar decoradas con dibujos, tallas geométricas, florales e incluso caligrafía islámica.

Existen algunas mezquitas que pueden ser visitadas por los turistas. La más conocida y espectacular es la mezquita Hassan II de Casablanca, la más grande del continente africano y segunda más grande del mundo después de la mezquita de la Meca en Arabia Saudita. Sólo es posible recorrerla mediante visita guiada en inglés, francés y español, y suelen explicar conceptos como el Ramadán, el rezo separado de hombres y mujeres, y el Corán. ¡Aprovechad para preguntar todas vuestras dudas y en todo momento mostrad respeto ya que es un templo de gran significado religioso!

Mezquita Hassan II Casablanca

Mezquita Hassan II de Casablanca

Admira su arquitectura

Uno de los principales atractivos del país es su arquitectura, una mezcla exótica entre estilos del África Negra y arte islámico. Marruecos es un país fiel a sus antiguas tradiciones y culturas, donde incluso los edificios más modernos conservan elementos de la arquitectura antigua, logrando así modernizar sus ciudades sin perder la riqueza y belleza de su pasado.
No sólo ocurre en las fachadas de los edificios, sino también en la construcción de patios y jardines, en los que resaltan colores y contrastes, patrones geométricos y mosaicos.
Una mención especial son las kasbahs del sur, edificios fortificados de adobe donde vivían varias familias en comunidad. Mantenían el interior fresco en el calor del desierto, a la vez que protegían a sus inquilinos.

Kasbah Marruecos

Kasbah en el sur de Marruecos

Haz surf en la costa atlántica de Marruecos

Cuando te canses del calor del desierto, puedes recorrer la costa atlántica y practicar surf o alguno de sus derivados: kite surf, wind surf, etc.
La mejor zona es de Safi hasta Sidi Ifni, pasando por Essaouira y Agadir. Podrás encontrar múltiples mapas con los mejores spots donde practicar éste deporte, a la vez que múltiples escuelas de surf donde empezar con tus primeras clases.
Aprovecha además para conocer ciudades como Agadir, Essaouira o Sidi Ifni. Essaouira es una de las ciudades que más atrae a los turistas por su tranquilidad. Es una fortificación portuguesa de principios del siglo XVI en la que podrás pasear por sus hermosas calles cuyas casas están pintadas de blanco y azul, de tranquilas aguas donde practicar tu deporte acuático preferido.

Surf Mirleft Marruecos

Surf en Mirleft

Visita una madrasa

Las madrasas son escuelas donde se imparten enseñanzas religiosas además de las demás asignaturas. Se compone normalmente de un patio central con una fuente y estanque, rodeado de varias habitaciones destinadas al estudio o a los dormitorios de los estudiantes, que a menudo llegan de otras regiones.
Si estás en Marrakech, no dudes en visitar la madrasa Ben Youssef, una de las más famosas y hermosas del mundo islámico. Si pasas por Fez, no puedes dejar de visitar la madrasa Bou Inania.

Madrasa Ben Youssef Marrakech

Madrasa Ben Youssef de Marrakech

Alójate en un riad

Aunque en las ciudades puedes encontrar hoteles de tipo y calidad occidental, una mejor opción, y más económica, es alojarte en un riad. Los riads son antiguas casas familiares, de arquitectura tradicional, restauradas y reconvertidas en hotel. Suelen constar de 2 a 5 alturas con 3-4 habitaciones por planta y entorno a un jardín o patio interior al aire libre.
Suelen tener una terraza en la azotea en la que se suele acondicionar el restaurante y zona de estar, desde la que podrás contemplar las salidas y puestas de sol sobre la ciudad.
Hay riads para todos los gustos y bolsillos, todo depende de la calidad y servicios que ofrezcan. Los mejores disponen de piscina, sauna, hamman o spa, salones, etc.

Riad Marrakech

Riad en Marrakech

Haz una ruta en camello y pasa una noche en el desierto

Una de las mejores experiencias que no debes dejar escapar es pasar una noche en el Sahara. Los mejores pueblos para hacerlo son Zagora y Merzouga, principalmente éste último con las dunas de Erg Chebbi y la más grande de ellas, la Gran Duna con 150 metros de altura. Podrás pasar la noche en una haima o dormir al raso sobre una duna, y así podrás admirar el impresionante cielo estrellado del desierto, además de los dorados atardeceres y amaneceres.
Comenzarás con una excursión en camello, subiendo y bajando dunas, experimentando cómo debían ser las sensaciones de las caravanas de nómadas comerciantes que atravesaban el Sahara.

Desierto Merzouga Marruecos

Desierto de Merzouga

Sin duda la más mágica de todas es pasar una noche en el desierto y no puedes perdértelo. Podrás experimentar casi todas estas experiencias en nuestros viajes por Marruecos. Visita nuestra página de viajes.

 

Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo en tus redes sociales

"12 Consejos para que tu viaje a Marruecos sea EXTRAORDINARIO"

¡No te pierdas mi guía gratuita!

GRATIS

Responsable: Jesus M. García. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. Legitimación: gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign suscrita al PrivacyShield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos. Más informaciónpolítica de privacidad.

Pin It on Pinterest

Share This